7 TIPS PARA CONSERVAR LAS FRUTAS Y VERDURAS

Las frutas y verduras son alimentos esenciales en nuestra dieta. Benefician nuestro cuerpo de manera física y psicológica. Son la mayor fuente de vitaminas, nutrientes y minerales. 

¿En qué debemos fijarnos cuando seleccionamos la fruta y la verdura?

Pues, al momento de elegir las frutas y verduras, debemos preocuparnos de su color, textura y frescura. A veces se deben elegir frutas más maduras que otras, como, por ejemplo, el plátano, que debe estar amarillo para poder consumirlo.

Sin embargo, para muchas personas es complicado conservar frutas y verduras, sobre todo en la temporada de verano, porque estas suelen madurar mucho más rápido, perdiendo su sabor o simplemente, poniéndose en mal estado.

Es por ello, que en #SaborUSA Chile te queremos enseñar siete trucos para que aprendas a conservar de mejor forma la fruta y verdura en tu casa.

  1. Lavar y luego almacenar

Uno de los errores más comunes es guardar las frutas y vegetales directamente en la nevera tras realizar la compra, porque lo primero que se debe hacer es lavarlas y secarlas. Luego, ya se pueden guardar. 

Esto se debe a que muchos de estos vegetales pueden contener restos de tierra que impiden su conservación y calidad. También es importante que la superficie donde almacenemos nuestros productos esté limpia y desinfectada. 

A pesar de eso, existe algunos alimentos que se conservan mejor sin lavar: champiñones, hierbas aromáticas y frambuesas.

  1. Separar los alimentos

Los alimentos tienen propiedades y características diferentes unos de otros. Por eso, podemos deducir que tienen procesos de maduración diferentes. Poner las frutas y vegetales juntas puede ocasionar la aceleración de su descomposición, ya que algunas emiten pequeñas cantidades de etileno cuando alcanzan cierto grado de maduración, lo que disminuye la presencia de nutrientes y clorofila en las verduras.

Algunos de los alimentos que deben estar separados de otros son: peras, manzanas, melones, paltas, cebolla y ajo, los tomates, ciruelas, berenjenas, la lechuga y el repollo.

  1. Utilizar un cajón especial 

Los alimentos como las frutas y verduras deben estar separados de otros alimentos. Por eso el refrigerador contiene un cajón especial. Las frutas y vegetales se deben guardar en ese lugar para la mayor conservación de nutrientes y propiedades de las frutas. Se recomienda añadir al fondo una toalla de papel para la absorción de la humedad. 

  1. Bolsas transparentes y toalla de papel

Las bolsas transparentes con pequeños agujeros, pueden ser tus mejores aliadas al momento de guardar frutas y verduras en el refrigerador. Ayudan a prolongar la vida útil de los vegetales y evitan que se mezclen entre sí.

En tanto, una toalla de papel ayuda a la absorción de agua de las verduras, evita la proliferación del moho y microorganismos dañinos.

Puedes guardar una lechuga con papel absorbente en una bolsa transparente con agujeros y verás que durará muchos más días que una lechuga a la intemperie. 

  1. Bolsas de papel

Las bolsas de papel son útiles para conservar frescas y de mejor forma las frutas y verduras.

  1. Frascos de vidrio

Otro truco infalible es guardar los vegetales en frascos de vidrios con toalla de papel absorbente. De esta manera se conservará en un lugar fresco en tu nevera y no se contaminará con ningún agente exterior. Por ejemplo, puedes lavar la zanahoria y conservarla en un frasco de vidrio con toalla de papel. Por otra parte, el jengibre, se puede conservar en un frasco de vidrio con agua en su interior y podrá durar meses con todos sus nutrientes y propiedades. 

  1. Congelación

En el caso de que hayas adquirido más frutas y verduras de los que vas a consumir en buen estado, se recomienda congelarla. Para ello, se debe lavar la fruta, secar, cortar en trozos pequeños y retirar las partes no comestibles como las semillas y los tallos. Luego, la debes guardar en el congelador en una bolsa hermética o un frasco de plástico a una temperatura de -18° grados.